Se acerca el verano y las vacaciones y sabemos que lo pasaremos genial pero también sabemos que el que sufre es nuestro cabello.

Al finalizar las vacaciones repasaremos las fotos veraniegas con amig@s y veremos un rostro bronceado, nosotr@s felices, descansadas, una sonrisa de oreja a oreja, lugares paradisíacos … y un pelo horrible!!

El estropajo teñido de colores irreconocibles será lo más parecido a lo que se acomoda sobre nuestra cabeza, por eso la clave está en “prevenir”.

Es recomendable que al salir del baño del mar aclaremos nuestro cabello con agua dulce, y si tenemos oportunidad de lavarnos el cabello con un shampoo tratante como los de la línea Voltage Cosmetics que cuentan en su formulación con tensoactivos dermo-compatibles y filtro solar substantivo (libre de parabenos), dándonos la garantía de que estamos protegiendo el cabello es del 100%. Esto evitará que tanto el cloro de las piscinas, como la sal del mar y rayos solares dañen tu pelo.

Otra manera de restaurar el pelo de los daños del verano es aplicar un shampoo base de queratina, tratamiento que recomendamos realizar en un centro especializado “peluquería“, o bien iniciar el lavado de nuestro cabello con un shampoo a base de queratina seguido de una mascarilla con queratina.

Con ello conseguiremos un cabello más sano y fuerte, con alta resistencia al calor y a los cambios ambientales.

Por último un detalle a tener en cuenta con el que nos repetimos cada verano. Aprovechando las altas temperaturas lo ideal es no excederse en el uso del secador, planchas o rizadores ya que el pelo es muy sensible a los cambios y las altas temperaturas del verano sumadas a estos artefactos pueden dañarlo todavía más.

Ah!! Y y os podéis olvidar del pañuelo, gorra o sombrero.

Escrito por Lidia Molina