El frío, el viento o la humedad en invierno son algunas de las grandes amenazas para nuestro cabello. El clima, con todos sus condicionantes locales, hace que el pelo sufra más en esta época del año que en cualquier otra, especialmente si tenemos una melena abundante que cuidar.

Si ya estás notando que tu cabello no es el que era hace solo unos meses, es hora de que empieces a tomar medidas!

1. El frío, gran enemigo

Es el mayor agresor del invierno para el pelo, hasta el punto de que este se seca mucho e incluso en los cabellos largos es habitual que las puntas se abran. Para evitar esto, se recomienda aplicar unas gotas diarias de ABSOLUTE HAIR LIFTING sobre el cabello (de medios a puntas,  se puede aplicar tanto con el cabello húmedo o en acabados) después del lavado o peinado diario.

Gracias a sus 6 principios activos se convertirá en tu mejor aliado para proteger tu cabello.

2. Lavado completo… y aclarado

Un buen lavado es fundamental para la salud general del cabello. Usa un shampoo que te proteja de los radicales libres, recomendamos el SHAMPOO CHOCOTERAPIA que además de hidratarlo sus propiedades anti-oxidantes te protegerán de los mismos obteniendo un efecto reparador desde la primera aplicación.

De mas esta decir que tal y como indica su nombre y haciendo honor a la aromaterapia, disfrutarás del agradable aroma a chocolate que tanto estimula nuestros sentidos.

3. Secar sí, pero con moderación

Salir con el pelo mojado es malo, pero quemarlo con el secador todos los días puede ser incluso peor. Si estás en casa con calefacción puedes quitar la humedad con una toalla y luego dejarlo secar al aire. Si tienes que salir a la calle, usa el secador y asegúrate sobre todo de que las raíces quedan bien secas, aunque las puntas estén un poco húmedas.

4. Caliente, caliente

Sí, lo has adivinado, el agua caliente cayendo sobre tu espalda es uno de lo grandes placeres del invierno, pero tu pelo no piensa lo mismo. El cuero cabelludo se seca y se escama con el agua muy caliente, provocando que éste se debilite. Templadita, mucho mejor.

5. Mascarillas, sí, claro

Lo bueno del invierno es que pasamos más tiempo en casa y podemos dedicar más tiempo a cuidar nuestro pelo. Utilizar una mascarilla para reforzar la salud del pelo y regular su humedad es una fantástica idea.

Como siempre, aclara muy bien el cabello cuando la aclares y si no dispones de mucho tiempo a lo largo de la semana… tenemos la solución inmediata, con la MASCARILLA ULTRA RÁPIDA obtendrás hidratación y nutrición en 1 min!!

6. Gorros, ¿sí o no? Ni sí, ni no, depende

En todos los casos llevar el cabello tapado durante muchas horas evita que el cuero cabelludo respire y eso es malo. Pero claro, aquí influyen varias cosas: el tipo de cuero cabelludo (si suda mucho mejor no usar gorro), el tipo de tejido o lo apretado que lo llevemos (cuanto más suelto mejor).

Recuerda que es muy importante que el pelo respire.

 

Escrito por Lidia Molina